QUIENES SOMOS

Un 23 de septiembre de 1922, Ricardo Dillmann funda en Cochabamba la industria que llevaría su nombre. Poco tiempo después, el cochabambino Carlos Peña compra la industria y la convierte en un ícono regional como fábrica nacional de conservas.

En 90 años, varios hitos han ido marcando momentos importantes. Uno de ellos, cuando los soldados de la Guerra del Chaco tuvieron a DILLMANN como una de las principales fuentes de alimentación. La popular “ración de fierro” mereció la máxima condecoración del Estado Boliviano… Cóndor de los Andes.

A lo largo de la historia, DILLMANN recibió un sinfín de reconocimientos, trofeos, plaquetas, pergaminos, diplomas y otros documentos que reconocen y distinguen no sólo la calidad, sino, sobre todo, el comprometido y denodado esfuerzo cotidiano de
superar las circunstancias del país para continuar sin pausa sus procesos de producción para el mercado nacional y para la exportación particularmente a España y Estados Unidos.

CORDILL S.A. es actualmente una corporación dedicada a proporcionar alimentos de alto valor a las familias bolivianas velando por el bienestar y la garantía de calidad que ya es nuestra tradición.

Nuestra MISIÓN:

Proveer Alimentos que Proporcionen Bienestar a Nuestra Gente

Nuestra VISIÓN:

Ser Líderes en la Provisión de Alimentos de Alto Valor

Nuestros VALORES:

Alta Productividad y Desarrollo Constante para ser Competitivos
Brindar Calidad para recibir Reconocimiento y Fidelidad Transparencia, Responsabilidad y Honestidad Trabajar en equipo con Fe y Espíritu para Conquistar el Futuro. El Objetivo es nuestra Única Previsión, Valorar el recurso humano.

Trabajadores –hombres y mujeres- trabajan con capacitación permanente y, sobre todo, con corazón y espíritu de alta calidad.


El liderazgo construido con la presencia de sus marcas en el mercado nacional, hace que CORDILL S.A. esté siempre presente en la mesa de las familias bolivianas